Te llamamos.

Blog

El post de hoy lo dedicamos a una de las habilidades clave para cualquier profesional del Coaching: la empatía. No sólo las personas que trabajamos con procesos de Coaching, debemos servirnos de esta herramienta, sino que cualquier profesional que se relacione en su día a día con otros seres humanos, es importante que utilice la empatía como medio para generar un mayor nivel de comunicación y de confianza…

Profesores, médicos, políticos, comerciales, psicólogos… todos los profesionales que nos dedicamos a la ayuda o acompañamiento en el desarrollo de otros seres humanos, debemos esforzarnos por generar ambientes dónde la empatía sea la base sólida sobre la que se apoyan las relaciones.

¿Qué es la empatía?

Antes de conocer que aporta la empatía en el proceso de Coaching, es importante conocer que significa el concepto de empatía.

Según Daniel Goleman, padre de la Inteligencia Emocional, la empatía es una de las principales habilidades que nos ayudan a conocer y gestionar las emociones de los demás. La empatía nos

ayuda a comprender el mundo emocional de las personas que nos rodean.

Pasamos una gran parte de nuestro tiempo en compañía de otras personas. En nuestro día a día, con nuestras familias, amigos, clientes… etc. alguna vez hemos podido escuchar la frase: “Ponte en mi lugar” o “Siento que no me comprendes…” Cuando alguien nos hace esta petición, lo que nos está pidiendo es que seamos empáticos, que comprendamos como se siente esa persona y lo que necesita.

De ahí el proverbio “antes de juzgar a una persona, camina 100 millas con sus zapatos”. A menudo podemos juzgar a los que nos rodean, sin antes habernos parado a comprender como se sienten con sus creencias, con sus limitaciones, con sus valores… es decir, con sus zapatos.

¿Qué aporta la empatía al Coaching?

En una sesión de Coaching, cuando cliente y coach están reunidos, la empatía es la herramienta que nos va a ayudar a conocer y comprender mejor al otro. Por muchas preguntas que realicemos a nuestro cliente y por mucha escucha que le prestemos, si lo hacemos sin empatía no servirá de nada… bueno sí, seguramente nuestro cliente se irá por la puerta y no volverá.

Es importante tener en cuenta que una persona que está inmersa en un proceso de Coaching, está viviendo una etapa de cambio y por lo tanto, necesita un espacio donde poder reflexionar sobre sus miedos, sus emociones, sus limitaciones, sus creencias… y lo que más necesitará posiblemente será que alguien le comprenda sin juzgarle. Eso es la empatía en un proceso de Coaching.

Una clienta con la que llevaba ya varias sesiones trabajando en un proceso de Coaching en nuestra oficina de Valencia, al terminar cada sesión comentaba la sensación de paz que le aportaba poder tomar conciencia y poner en palabras cómo se sentía sin que nadie la juzgara, sin que nadie la criticar a por sentir tristeza o sentir miedo.

La empatía en una sesión de Coaching tendría que ver con acoger y dar la bienvenida a todo lo que nuestros clientes sienten, a todas las emociones y sentimientos que van pidiendo ser escuchados y comprendidos. Lo más importante es que la empatía tiene que ver con comprender sin juzgar, sin criticar, sin evaluar a los demás y permitir que nos expliquen cómo se sienten con total aceptación, poniéndonos en su lugar.

Hay algo común en los seres humanos y es que tenemos la necesidad de ser comprendidos, de ser escuchados y tenidos en cuenta. Imagina que quieres contarle algo a una amiga pero no te atreves porque no sabes si te va a entender o no… Pues bien, la empatía sería la llave que ayudaría a que la cerradura de tu corazón se abriera y pudieras contarle todo lo que sientes, todo lo que no te atrevías a descubrirle por miedo a que no te comprendiera.

En un proceso de Coaching, la empatía tiene una misión fundamental: crear un vínculo de confianza con nuestro cliente. La empatía, nos ayuda a acercarnos a nuestro cliente, a ponernos en su lugar y ayudarle a que se sienta libre para poder expresarse con naturalidad.

Cuando generas un espacio sin juicios, nada está bien o mal, todo es válido y es donde una persona puede ser auténtica y encontrarse con su yo real, sin máscaras.

En un proceso de Coaching, ya sea cuando trabajemos la gestión del tiempo, el miedo al hablar en público o un enfado con un familiar, la empatía es la clave que nos va a ayudar a comprender profundamente a nuestro cliente.

No es necesario para comprender a otro ser humano, haber vivido la misma experiencia que le hace sufrir o le causa alegría, es suficiente con tener empatía, nuestras neuronas espejo (aquellas que nos hacen tener empatía) nos mostraran el camino.

Que disfrutes de tu vida, con empatía por los que te rodean.

Belén Navarro

Compartir

DEJA TU COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>